Boletín Homeopático


DICIEMBRE 2006

NUEVOS MEDICAMENTOS DE LA PERSONALIDAD: PULSATILLA NIGRICANS
Por el Dr. Gilberto Quintero Ramírez

   Nos dijeron que era dulce, amorosa, la más tierna y agradable de todas las mujeres, de todas las personas y de todas las pacientes. Que su amor era un bálsamo para todas las penas, que era la mujer ideal y que en sus brazos los hombres encontraban el paraíso, y que muchos mataron y otros muchos perdieron la vida con tal de amarla. Que su aroma era extasiante y sus labios, ambrosía. Nos dijeron que no había mujer más hermosa ni más encantadora.

   Que Pulsatilla es la más grata de todas las damas pues es afable, afectuosa, artística, simpática, nutricia, adaptable, dócil, apasionada, extraordinaria y llena de maravilla. Nos dijeron que era la mujer más maternal pues amaba los niños desde muy pequeña y su sueño dorado era casarse y tener muchos de ellos. Nos dijeron que era pulcra, minuciosa, detallista y excelente ama de casa, responsable y la mujer por excelencia detrás de todo gran hombre. Que era una mujer completa. Nos dijeron todo eso, y todo, casi todo, es mentira. O peor aún que una mentira: Es una ambigüedad o acaso una impostora, un autoengaño o acaso un enigma.

   Que Pulsatilla sana es aún más agradable, fascinante y encantadora que todo lo descrito, es cierto. Y que entonces es nutricia y amorosa, también es muy cierto. Pero también es cierto que muchos autores mencionan que Pulsatilla sana no existe, que esas mujeres son una utopía, ya que desde muy pequeñas pierden su equilibrio, puesto que alguien que tienen como esencia la falta de autoestima y la sensación de abandono (esa incapacidad terrible y aciaga para amarse a sí misma) no puede, por definición, estar sana.

   ¿Pero quién, quién está sano? ¿Y cómo distinguirla cuando está relativamente armonizada si aún enferma y desestabilizada es encantadora y magnética? Pulsatilla, mientras más patológica, es más seductora y atrayente.

   Así que aquellas que aún conservan su ingenua transparencia y su bondad esencial, no son tan carismáticas ni tan llamativas, de hecho pueden ser bruscas y un tanto ásperas. Pero la clave de su salud emocional radica en dos características únicas: Su capacidad de nutrir y su poder para transmitir un irrestricto sentido de la maravilla.

   Es cierto que Pulsatilla puede aparentar ser complaciente y cariñosa la mayoría de las veces, pero también es verdad que puede llegar a ser muy manipuladora con tal de obtener atención y afecto, que puede ser altamente inmoral o amoral con tal de que los demás le brinden esmero, y siempre con un halo de encanto. Cuando se ha desequilibrado, esta personalidad se vuelve frívola, materialista, calculadora y altamente codiciosa, es ingrata por avaricia, insensible, usurera y vanidosa como pocas. Se deprime cuando tiene hijos como nadie pues asume inconscientemente que éstos vienen a darle afecto más que a recibirlo. Tiene, entre sus vastos síntomas mentales, propensión al adulterio, tendencia a la anorexia, codicia, envidia y una naturaleza caprichosa y voluble. Tienen graves problemas con su identidad personal, pues al adaptarse para mimetizarse en aquello que los demás quieren ver, tiende a perder de vista su propia esencia. Sí, es concienzuda y minuciosa, pero también, y como Arsenicum, puede volverse fastidiosa, meticulosa, quisquillosa y exigente, sin que nada le pueda complacer. Siempre quiere más. Puede prestarse a la corrupción y al fraude (es venal), desdeña a los demás con soberbia y arrogancia si no le aportan nada personal (como Platina), es deshonesta, mentirosa y engañosa. Maldice, blasfema y se encoleriza fácilmente, negándose obstinadamente a hablar y con el rostro rubicundo de rabia. Puede dar la impresión de ser despegada y compartida, pero también puede presentar la ambición más acre y desmedida, con fanfarronería y afán de ostentación. Pulsatilla al tornarse frívola, materialista y superficial se convierte en la persona más consumista de la Materia Medica (junto con Nux vomica), desea estar siempre a la moda, vestir lo mejor y lucir lo único e incomparable, aunque siempre encuentra defectos a todo y reparos aún a lo más distinguido y delicado. Es hipócrita pero con gran embeleso y gracia, fantasiosa y soñadora, pero exigente con aquellos que dicen amarla para que comprueben y corroboren su amor con objetos caros y difíciles de conseguir, Pulsatilla pone a prueba a sus pretendientes con hazañas imposibles de conseguir y obstáculos muy arduos para ser superados.

   Y muchos hombres, la gran mayoría, aún sabiéndose timados y víctimas de tan tremenda impostura, no pueden dejar de amarla, pues Pulsatilla es seductora, tentadora y sugerente en grado máximo, como Lycopodium, pero desde el inconsciente, y por lo tanto con mucha mayor eficacia. Pulsatilla suele dejar a su paso una estela de individuos Natrum muriaticum, Aurum o Staphysagria, llenos de pena y dolor, pero prendidos inefablemente a ella.

   Es muy hábil para adular a los demás, pero también muy vulnerable a la adulación. Es celosa, pero sobre todo, y como nadie, tiene trastornos por celos: Le afecta en demasía el sentirse desplazada o no amada. En estos casos puede llegar a ser muy ruin y malévola. No es una personalidad eminentemente sexual, para ella es más importante y vital el aporte afectivo que las manifestaciones físicas del mismo, pero en determinadas condiciones puede llegar a ser libertina, lasciva, obscena y ninfómana, todo en aras de la atención y en pos de la conquista. Esta personalidad es muy egoísta y egocéntrica, y su moral se sustenta en la obtención del amor: Si obtiene mimos y cariño, sea lo que sea, es bueno. Si no, todo lo contrario. No tiene, por lo tanto, un verdadero sentido del honor ni estructura moral o ética alguna. Aparenta gran dulzura y tolerancia pero puede llegar a ser altamente reactiva, posesiva y colérica, incluso iracunda o violenta. Su sensibilidad y buen gusto pueden desembocar con el tiempo en vulgaridad, dureza de corazón y maldad plena. Este es uno de los remedios más importantes en el tratamiento de toda clase de adicciones: A las drogas (morfinomanía), al alcohol, al juego (especialmente con el anhelo de hacer dinero), a la comida, al sexo y a todos los placeres.

   Y no todas las Pulsatillas son mujeres, este también es un remedio excelente en los hombres que se tornan altamente dependientes y necesitan que sus parejas les llenen de mimos y atenciones, cuestionan continuamente el amor de sus esposas y difícilmente puede llegar a tomar decisiones por sí mismos. Suele ser dócil, servil e incluso pusilánime, características erróneamente atribuidas a la mujer pero también distintivas de algunos varones. Como su contraparte femenina, puede tender al chantaje emocional y a la manipulación sutil. En sus estados finales se llena de remordimientos, de conflictos religiosos e intolerancias de todo tipo, puede desarrollar locura plena (corre por las calles de noche), siente repugnancia por todo, se torna amargada y con terrible odio y resentimiento. Puede en estas fases confundirse con Arsenicum, con la diferencia que su motor sigue siendo el afecto y no los bienes materiales o el poder. Pero en estos casos patológicos, trágicos y patéticos, ya no lucha para que le brinden amor irrestricto y sobrado, lucha para que nadie se lo ofrezca a otros y para que nadie lo reciba.
 

 
  Häsler en México |  Anatomía de un medicamento |  Elaboración y origen |  Catálogo de medicamentos
Impregnaciones |  Productos |  Contacto |  Videoteca |  Domingo Cultural |  Asesoría Clientes |  Asesoría Farmacias
Boletín Homeopático |  Publicaciones |  Las 12 Sales de Schüssler |  Vitaminas Homeopáticas | 
 

 ©2010. Laboratorios Homeopáticos Häsler. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. PROHIBIDO EL USO TOTAL O PARCIAL DE ESTE SITIO.
Sitio Desarrollado por: Grupo CF